Del Co-working al Co-living. Siempre Co

Somos Co. Está en nuestra naturaleza agruparnos: por afinidades, experiencias compartidas, estilos de vida… nuestros entornos de trabajo son cambiantes y la digitalización nos ha proporcionado las herramientas necesarias para desarrollar nuestra labor desde casi cualquier lugar del planeta, permanentemente en conexión pero inevitablemente aislados.Compartimos, y nos gusta.Trabajamos y vivimos en modelos cambiantes e innovadores, líquidos, cada vez es y será más común trabajar por proyectos y esto implica agruparse y desagruparse, generar el clima y condiciones necesarias para garantizar los ecosistemas creativos, que nos harán resolutivos y ágiles en la respuesta como la sociedad demanda.

Una vez más miramos a Sillicon Valley, California, como espectadoras y espectadores de un futuro que está a la vuelta de la esquina. De la inmediatez, escasez de vivienda, temporalidad, flexibilidad, reducción de costes y necesidad de compartir, nace el Coliving.

Es algo más que compartir vivienda, se comparte tiempo de trabajo, aficiones y es en definitiva, una vida en comunidad. El perfil de coliver -habitante de un coliving- es el de una persona afín a la nuevas tecnologías, freelance o emprendedora, artista o creativa, dispuesta a compartir recursos, espacios y que fusiona trabajo y vida personal.

Suelen ser espacios comprometidos con la sostenibilidad, es común que surjan en torno a aficiones como el surf, el yoga o el contacto con la naturaleza, la cultura o la agricultura, creando un proyecto con un estilo de vida en común. Pueden alquilarse por días, semanas o meses y tener servicios extra como un huerto, un gimnasio, lavandería, comedor e incluso piscina. Algunos son aptos para familias y/o mascotas.

El departamento de IKEA Lab Studio está realizando a nivel mundial un estudio llamado Onesharehouse2030, recogiendo de momento más de 7000 opiniones de 170 países diferentes sobre cuestiones relacionadas con el coliving. Pone de manifiesto que en el año 2030 el coliving será la mejor alternativa para vivir en las ciudades, y por ello su departamento de desarrollo está poniendo todo su foco en productos y conceptos para compartir.

Si quieres seguir más de cerca esta tendencia, échale un ojo a Rainbow Mansion o a Nest, a Roam con espacios en Bali, Tokio, San Francisco… o a The Collective, uno de los más grandes del mundo. Aunque en España asoman tímidamente, Sende es uno de nuestros mejores ejemplos, ejerce como motor de dinamización de una zona rural en Orense, apostando por lo local y por un estilo de vida alejado de la urbe.

Coordinadora Espacio Talud de la Ería

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada

Site Footer