EL VALOR DE LAS IDEAS

Somos más de 7.000 millones de personas en el Planeta, ¿de verdad crees que tu idea, muy buena porqué no, no se le está ocurriendo a nadie más o no se le ha ocurrido ya? ¿crees que tienes que mantenerla oculta y guardada bajo llave hasta encontrar el día en que tengas tiempo para desarrollarla?

“Gente hay que tiene sus ideas por originales como si nadie las hubiese tenido antes, como si el mundo estuviera recién terminado y el hombre aún no hubiese tenido tiempo de pensar” Honoré de Balzac (1799-1850) Escritor francés

Pues no, ese es el mayor error que se puede cometer. Si de verdad tienes una buena idea, en la que crees hasta el punto que consideras que debes protegerla, lo que debes hacer es perseguirla y desarrollarla, porque en algún lugar en ese mismo momento o muy posiblemente incluso antes que a ti, a alguien se le ha ocurrido lo mismo. Si la dejas escondida, guardada bajo candado, lo único que puede pasar es que  alguna de las personas a las que también se les ocurrió se pongan a desarrollarla y la saquen al mercado.

Seguro que alguna vez te ha pasado, tienes una idea y tiempo después ves que alguien está vendiendo justamente eso que te habías imaginado. A todos los miembros de Ingeniacity nos ha ocurrido alguna vez, por falta de tiempo, de decisión y por muchos otros motivos, la idea se queda en solo eso, una idea. Ese fue precisamente uno de los motivos por los que fundamos la empresa, ayudar a la gente con ideas a poder desarrollarlas, que no sea por falta de tiempo, ni de ayuda, ni de conocimientos.

Entonces, ¿cuánto vale realmente una idea? Bueno, pues tampoco podemos decir que su valor sea cero, ya que sin ella no se puede empezar, pero la verdad es que es sólo eso, un punto de partida que sin una continuación no tiene valor pero al mismo tiempo, sin ella no hay desarrollo. En conjunto, el valor de la idea es residual respecto al coste y esfuerzo que supone el desarrollo.

“El valor de una IDEA radica en el uso de la misma” Thomas Edison (1847-1931) Inventor estadounidense

Una similitud muy clara es una chispa!! Si lo que queremos es producir calor encendiendo un fuego, necesitamos la chispa para iniciarlo, pero la chispa por sí sola no produce prácticamente nada de calor.

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada

Site Footer