¿ES EL BITCOIN LA MONEDA DEL FUTURO?

Últimamente se está hablando en todas partes de criptomonedas, bitcoins, blockchain,… y yo, que soy de informática “nivel usuario”, he tratado de averiguar a grandes rasgos en qué consiste todo este mundillo y por qué está adquiriendo tanta relevancia.

Vayamos por partes. El bitcoin es una moneda virtual que sirve para intercambiar bienes y servicios. Hasta ahí, todo bien. ¿Dónde está la diferencia entonces? Pues que esta moneda, al contrario que el euro o el dólar, no la controla un banco central, si no que la puede producir “cualquier persona”.

Las transacciones de bitcoins pueden realizarse a cualquier parte del mundo de forma inmediata. Además, dado que se obtienen gracias a un sofisticado sistema criptográfico, son imposibles de falsificar.

¿DE DÓNDE SALEN LOS BITCOINS?

Todo comenzó en el año 2008, cuando Satoshi Nakamoto creó el protocolo de bitcoin en base a este sistema criptográfico del que hablamos, y que se conoce con el nombre de blockchain, una especie de base de datos en la que se van apuntando todas las transacciones. Los que realizan las operaciones se llaman mineros, y su labor es resolver problemas informáticos de gran complejidad a cambio de una retribución en bitcoins.

Al principio, un bitcoin no valía nada, no era más que una recompensa utilizada habitualmente por usuarios de foros. Pero todo cambió en el año 2010 cuando se hizo la primera transacción con bitcoins a cambio de dinero. Se compraron dos pizzas por 10.000 BTC (bitcoins).

A partir de ahí todo cambió. El bitcoin comenzó a revalorizarse, conforme se realizaban más y más transacciones. Si la primera tasa de cambio se puede establecer en 1BTC = $0.003, al día que escribo este post es de 1BTC = $4.700, aunque este valor es muy volátil, tanto o más que la Bolsa. El pico más alto que se ha alcanzado hasta la fecha fue el pasado 1 de septiembre, donde se llegó a $4.800/BTC. Puedes ver aquí la evolución de valor del bitcoin desde sus inicios.

Para que te hagas una idea, esos 10.000 bitcoins que costaron dos pizzas en el año 2010, al cambio de hoy serían unos 47 millones de dólares. Ahí es nada.

Seguro que ahora estás pensando… ¡yo también quiero ser minero! Pues siento decirte que llegas tarde a este negocio, amigo/a. Al principio, cualquiera podía minar bitcoins con una mínima inversión, de hecho se hacía incluso con tarjetas gráficas de jugar a videojuegos. Hoy en día ya existe hardware específico y China produce aproximadamente el 70% de las criptomonedas en sus granjas de minado. El problema fundamental es que minar bitcoins requiere un gasto de energía enorme, lo que hace que sea muy difícil obtener rentabilidad. Sobre todo con los precios que tenemos en España…

De todos modos de vez en cuando se leen historias de algunos pocos afortunados que sí han conseguido hacerse millonarios con los bitcoins, como la del niño de 15 años que invirtió 1.000 dólares en 2012.

¿HAY QUE DECLARAR A HACIENDA LAS GANANCIAS?

Este tema resulta especialmente interesante al hablar de bitcoins, ya que hay muchas dudas al respecto.

En general, la respuesta es sí. Es el mismo caso que los fondos de inversión o las acciones, habría que declarar la ganancia patrimonial que se genera por la diferencia entre el valor de venta y el de compra. Es decir, si compro bitcoins por valor de 1.000 euros, y los vendo por 5.000, habrá que declarar una plusvalía de 4.000.

Sin embargo, a diferencia de los fondos y las acciones, el bitcoin es un medio de pago en sí mismo, sirve como hemos dicho para comprar bienes y servicios. Por tanto, si invertimos dinero en bitcoins y obtenemos una ganancia, pero no los vendemos (no los cambiamos de nuevo a euros), podríamos utilizar ese dinero que hemos ganado para comprar en Internet, sin necesidad de tributar por ello.

He aquí el quid de la cuestión. Por el momento parece ser un vacío legal, y es que al ritmo que evoluciona Internet, nuestros Gobiernos se quedan atrás a la hora de regular y legislar.

¿HAY UNA BURBUJA?

Como ya hemos comentado, el valor del BTC es muy volátil y su precio es pura especulación. Comprar a un precio y vender a otro, como las acciones. Su valor cambia cada segundo y depende puramente de oferta y demanda, por lo que cualquier noticia o rumor provoca grandes fluctuaciones. Por ejemplo, la gran subida que ha experimentado este año fue debida a que Japón y algunas grandes empresas aceptaron el bitcoin como método de pago. ¿Qué ocurriría si Amazon empezara a aceptar pagos en criptomonedas?

Sin embargo, en septiembre se produjo un descenso notable del precio después de que el Banco Central de China prohibiese que las empresas realicen colocaciones de criptodivisas como método de financiación. Todos estos sucesos afectan positiva o negativamente a la reputación del bitcoin, y con ello a su precio.

Es por este motivo que aunque en términos generales el valor se ha incrementado exponencialmente, hay quienes opinan que la especulación con bitcoins explotará en algún momento, como ocurrió con la burbuja inmobiliaria. ¿Hay motivos para ponerse nervioso? El debate está abierto.

¿Crees que el bitcoin es un “experimento friki” (como muchos los llaman) o la moneda del futuro? Supongo que el tiempo nos dará respuesta.

Responsable del Área de Administración

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada

Site Footer