¿ESTRÉS? APRENDE A GESTIONARLO

¿ESTRÉS? APRENDE A GESTIONARLO

¿El estrés afecta a tu energía? ¿Afecta también a tu día a día? ¿Y a tu trabajo? ¿Sabes qué el estrés se puede convertir en un cambio de oportunidad para modificar tu vida? Aprende a gestionarlo y conviértelo en una mejora de vida y de aprendizaje.

La presión en el ámbito laboral va en aumento, tanto en asalariados como en autónomos. Por ello, es esencial tanto identificarlo cuando lo estamos comenzando a sufrir para ponerle solución cuando antes, como aprender a prevenirlo de ahora en adelante.

En el caso de los autónomos, seguir trabajando mientras se sufre este tipo de estrés puede dar lugar a la baja, momento aún más angustioso para un trabajador por cuenta propia debido a la responsabilidad.

Debemos saber que el estrés laboral se manifiesta de manera diferente en cada persona, de ahí que sea fundamental reconocer las situaciones que puede desencadenarlo a cada uno.

¿Qué factores lo generan?

Pueden influir las circunstancias ambientales, tales como ruido, temperatura e iluminación inadecuadas…

Aunque el mayor peso lo lleva la desorganización del trabajo o las características concretas del puesto. Largas jornadas, falta de descanso, cargas excesivas, imprevistos, o todo lo contrario, la falta de volumen y las tareas monótonas.

En el caso de los trabajadores por cuenta propia hay que sumar las circunstancias de impagos, morosidad, etc. que pueden generar tensión por pensar en tener que cerrar su empresa.

¿Qué síntomas presenta?

El estrés laboral puede manifestarse tanto a nivel físico como psicológico y conductual.

A nivel corporal se puede experimentar dolores musculares, de estómago, de cabeza, trastornos digestivos, respiratorios, alteraciones dermatológicas, fatiga, debilidad, náuseas… En casos de estrés crónico puede dar lugar a enfermedades cardiovasculares, depresión.

De manera psíquica aparece dificultad tanto para concentrarse como para relajarse, falta de atención, mal humor, intranquilidad, insomnio, miedos, olvidos y confusiones. También se pueden manifestar conductas nerviosas como hablar demasiado, muy rápido, tartamudear.

¿Cómo combatirlo?

Lo ideal sería identificar qué es concretamente lo que nos estresa pero como no hay una fórmula mágica, y cualquier persona podría estar expuesta a ciertos factores estresantes sin poder evitarlo, sí que podemos seguir una serie de pautas que nos permitan reducir el estrés y prevenirlo, como pueden ser:

Alimentación y deporte, en este artículo destaqué una serie de hábitos saludables que pueden ayudar a mejorar el estilo de vida y por tanto prevenir o minimizar los síntomas y proporcionar bienestar.

– Modificar las condiciones ambientales, buscando el máximo confort. Hay que hacer del sitio de trabajo un lugar cálido. Presta atención a la decoración, al orden, a la limpieza.

Diseñar un horario de trabajo, ciñéndose a una jornada y evitando trabajo fuera de la misma. Incluye descansos.

Planificar tareas. Comienza la jornada observando los asuntos pendientes, y diferenciando las urgentes y prioritarias, de las que pueden aplazarse. Al final del día, revíselas.

Eliminar los pensamientos obsesivos y constantes.

Practicar técnicas de relajación, o solamente cierra los ojos y respira profundamente.

Trabajar en equipo. Si la carga de trabajo es excesiva y continua delega, busca ayuda, pide opiniones a compañeros o expertos. Rodearse de gente evita la sensación de soledad.

Apoyarse en familia y amigos.

Disfrutar el tiempo de ocio. Céntrate en las actividades que realices fuera del entorno laboral.

No ser autoexigentes.

Pese a que nos pueda parecer que debemos hacer un esfuerzo extra, tenemos que ser conscientes que estos cambios nos van a repercutir de manera positiva en las actividades, ya que de no hacerlo es cuando notaremos los síntomas que antes nombraba.

 En casos de estrés extremos, se puede alcanzar el Síndrome del Burnout o Síndrome del Trabajador Quemado, donde la persona padece agotamiento físico y mental y experimenta principalmente desmotivación, cambios en su comportamiento y total desmotivación. Los sectores donde más se manifiesta es en los relacionados con el cuidado y atención de personas.

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada

Site Footer