¿TENGO QUE DARME DE ALTA SI…

… no llego al salario mínimo?

… no me da ni para pagar la cuota de autónomos?

… se trata de una actividad puntual?

Es una pregunta recurrente para los que trabajamos con emprendedores y en la mayor parte de los casos la respuesta es la misma:

“La ley en materia de Seguridad Social establece como norma que la persona que realice de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de empresa individual o familiar desarrolle está obligada a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).”

El problema es que esta obligatoriedad a darse de alta es independiente del nivel de ingresos (aunque no llegues al salario mínimo) o del tiempo dedicado a esa actividad, y claro, en muchos casos ¡no compensa!. La realidad, a día de hoy, es que en el momento en el que se entrega un bien o se presta un servicio, a cambio de una contra prestación económica, se está realizando una actividad económica, que cuando se realiza de manera habitual, personal y directa conlleva una serie de obligaciones fiscales y laborales:

  • Alta en la Seguridad Social como autónomo.
  • Alta en la Agencia Tributaria, mediante la presentación de la declaración censal (modelo 036 o 037) indicando el epígrafe de Impuesto de Actividades Económicas en que se daría de alta y las obligaciones fiscales derivadas de tal actividad (I.V.A., IRPF…).

Como en todo, siempre existen excepciones, y no todo va a ser malas noticias…

Hay varias sentencias, que han sentado jurisprudencia sobre la definición de habitualidad, en las que se establece que si los ingresos anuales eran inferiores al Salario Mínimo Interprofesional, no se percibe habitualidad y no existe obligación de alta en el RETA.

Más allá de sentencias o jurisprudencia, en casos concretos en los que exista una fuente principal de ingresos (como un trabajo por cuenta ajena) y siempre que se trate de algo esporádico, y los ingresos obtenidos por dicha actividad económica, que se entenderá residual, no superen el Salario Mínimo Interprofesional en términos anuales, la Inspección de trabajo no obligaría al alta en el RETA. Si sería obligatorio el alta censal en la Agencia Tributaria y las consiguientes obligaciones fiscales (IVA, IRPF,…).

¿Mi consejo? Siempre acudir a un asesor experto o incluso realizar una consulta vinculante a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Técnico de Acogida y Diagnóstico Espacio Coworking Talud de la Ería

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada

Site Footer