Y TÚ, ¿DE QUIÉN ERES?

Raquel Acon, Si te buscas te encuentras

Si te digo que somos seres sociales por naturaleza seguro que no te estoy diciendo nada que no sepas, pero si te digo que todos necesitamos amor y cariño (…que no roce eh!) en el trabajo, igual ya te suena más interesante.
Somos seres sociales en cualquier entorno, en el profesional también. Nuestra tendencia es agruparnos, organizarnos en grupos, colectivos, podemos segmentarnos y categorizarnos hasta el infinito y más allá, y todo con una finalidad, estar entre personas lo más afines posible a nosotros y a nuestros intereses. Pero esto no lo tenemos en cuenta a la hora de emprender, de poner en marcha nuestra empresa. Hacemos planes de viabilidad, modelos de negocio, números, estrategias de marketing, pero no tenemos en cuenta cómo vamos a cubrir las necesidades emocionales que todo profesional tiene.
Necesidad de esa palmadita en la espalda que te diga que vas por el buen camino, o que vas por el malo y tienes que recalcular tu ruta como un GPS. Necesidad de calmar ese sentimiento de ir remando en un barco que es difícil de gobernar, que no hay coaching que valga, qué te voy a decir a ti.
Nuestras tendencia es a agruparnos, organizarnos en grupos, colectivos…
“Tanto si trabajas como freelance, si eres empleado en una empresa o directivo liderando gente, para avanzar y llegar lejos necesitas gente que te apoye y ayude. No es suficiente tu talento, ni tu capacidad de trabajo, necesitas la palanca de otros para impulsar tu carrera.” Así es como comienza Francisco Alcaide su último post Tú eres muchas personas
Necesitamos cubrir ciertas necesidades emocionales como la seguridad, la libertad (uy de esto los autónomos solemos tener mucha) y amor. Sí, amor y del bueno. Amor entendido como apoyo, sentido de pertenencia, camaradería, formar parte de algo que va en la misma dirección que tú.
Somos seres sociales y necesitamos asociarnos y buscar aliados que nos hagan sentir protegidos ante las dificultades del día a día, alguien con quien compartir complicaciones en una charla en el café de algún networking. Alguien que te diga que no estás solo.
No te preguntes por qué estás aquí, o por qué eres socio de algo, pagas certificaciones, acreditaciones y demás sellos de “validación”. Pregúntate PARA QUÉ lo haces, qué necesidades cubres con ello.
Somos seres sociales y necesitamos asociarnos y buscar aliados
Como te explico en unos de mis últimos post “All you need is love”, ¿te sientes parte de algo? ¿Eres consciente como yo, de que sin tu pequeño grano de arena emprendedor esto no tendrían sentido ni dirección?
Yo buscaba  ese amor, ese paraguas donde poder atecharme cuando tengo dudas, cuando por mí misma se me acaban las opciones, los clientes, las ideas. Satisfacer ese sentido de pertenencia a una organización más amplia y transcendente más allá del “tú mismo y tu mecanismo” de mi proyecto de coaching, y sabes, si lo buscas, aquí, lo encuentras.
Por eso si hoy me preguntas…y tú de quién eres,
con una sonrisa te contesto, yo, de AJE.

 

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada

Site Footer